EDITORIAL DEL AUTOR 18/02/2002
GLOBALIZACIÓN Y TERCERA VÍA

GLOBALIZACIÓN

Ya terminó el Foro Social Mundial con dos resultados espectaculares: el primero, la unanimidad en reclamar la Tasa Tobin para conseguir y administrar billones de dólares que se destinarían a ayudar a la ciudadanía, así, en abstracto, ausentes los programas de desarrollo. Será que se considera que conseguir esta apetitosa tasa sobre las transacciones monetarias, es una posibilidad a largo plazo.

La segunda conclusión a que ha llegado el Foro antiglobalización, es el reconocimiento tácito que la globalización es un fenómeno irreversible, tal como afirmo en mi Proyecto de “globalizarlavivienda”, con la diferencia que yo detallo las fuentes inmediatas de financiación y creación de empleo, mientras las declaraciones abstractas del Foro, no sirven ni para sembrar esperanzas. Después del Foro nadie conseguirá ningún beneficio.

¿Cuáles son las conclusiones a las que ha llegado el magno festival de Porto Alegre?

Veamos los principales acuerdos.
* Exigir la condonación de la deuda externa de los países en desarrollo, con el nuevo argumento de que las deudas son legales pero ilegítimas.
* Acciones para impedir el avance de las liberaciones en la economía, consideradas dañinas.
* Crítica a los gastos militares que preferentemente deberían destinarse al servicio de la colectividad en vivienda, educación y sanidad.
* Declaración de que es posible un mundo mejor. Soberana ambigüedad. Promover una economía al servicio de las personas.
*Articular la antiglobalización, equivalente a luchar contra el neoliberalismo.

Todos los acuerdo de Porto Alegre son de crítica negativa con propuestas de movilización de masas para presionar, exigir, influenciar la opinión pública para acceder a los órganos de poder. Ausencia total de programas de creación de empleo, ninguna iniciativa para conseguir la independencia individual mediante el trabajo. Muchas discusiones en las que se ha puesto de manifiesto lo endeble que es el movimiento mundial esparcido por los cinco continentes con culturas diferentes, necesidades nacionales distintas y con un solo credo: rechazar la globalización sin unidad de criterios, necesidades, posiciones e intereses políticos, es decir, una verdadera Babel de voluntades. También choque de personalismos.
Las principales estrellas del evento, cubiertas sus necesidades, ya están ocupadas en preparar el próximo Foro cuyo objetivo prioritario será duplicar o triplicar la asistencia. Cuántos más espectadores, más aplausos, más discursos brillantes, más aureolas triunfantes. Quizás consideren el momento idóneo para plagiar, adaptado al siglo XXI, el grito estentóreo del siglo XIX “Antiglobalistas de todo el mundo, ¡uníos!” Pero yo volveré a preguntar: ¿para hacer qué?
Mientras, los hambrientos pueden esperar y los débiles morir.

En oposición a los acuerdos del Foro, a fines comparativos, repito algunos de los conceptos de mi Proyecto “globalizarlavivienda” ahora, pensando sólo en la creación masiva de puestos de trabajo, eje y motor de las liberaciones individuales.
.
“La globalización no es mala en sí, sino que es sospechosa por excluyente, pero no puede ignorarse su presencia y su empuje.”
“Si se considera la globalización como la expansión universal de las multinacionales, es evidente que la globalización tiene poco en cuenta el factor humano y sus necesidades. También es cierto que la globalización incontrolada, sin contrapartidas, conduce inexorablemente a profundizar las desigualdades entre países ricos y países pobres.”

“Si queremos una antiglobalización que defienda los principios fundamentales de supervivencia, debe ser creativa, con planes concretos de creación de empleo masivo, porque con el empleo vienen los ingresos y con estos ingresos se vence la pobreza y el hambre.”
“Aceptemos la realidad de la expansión de las multinacionales, las especulaciones bursátiles, los masivos movimientos instantáneos de capitales por todos el mundo. Son leyes económicas escritas y no escritas impuestas por el mercado a través del libre comercio, y esta realidad, incontestable, es irreversible.”

“ POR TANTO, VAMOS A ADHERIRNOS A LA ANTIGLOBALIZACIÓN MONTÁNDONOS AL CARRO DE LA GLOBALIZACIÓN APROVECHANDO LAS OPORTUNIDADES QUE PODAMOS CONSEGUIR DEL DENOSTADO MOVIMIENTO DE CAPITALES.”

“No es rentable atacar la globalización en abstracto. El fenómeno de la globalización es un episodio del progreso de la humanidad; es una faceta más del proceso del desarrollo humano iniciado con la revolución industrial que nos ha llevado, paso a paso, desde la máquina a vapor hasta los prodigios de la electrónica, siendo ésta la causa eficiente de la evolución de la sociedad, con la Globalización como último eslabón del desarrollo. Debemos aceptarla con todos sus defectos e iniciar un programa de actuaciones para podernos aprovechar de ella buscando soluciones inmediatas a las necesidades urgentes.”

“ PRIMERO VAMOS A GLOBALIZAR LA VIVIENDA, EL EMPLEO Y LA EDUCACIÓN “

Son proposiciones de ejecución inmediata porque explico la forma de disponer de los medios económicos para conseguirlo. En definitiva, sugiero que la forma de APOYAR LA ANTIGLOBALIZACIÓN ES PROPONIENDO LA GLABALIZACION de la vivienda, el empleo, la educación, la sanidad, las pensiones de jubilación y el desarrollo integral: económico y humano. Así podremos lograr la lucha efectiva contra la pobreza en el mundo.

Antiglobalización, ¿para qué? El enfoque actual que se da a tal vocablo recuerda el Manifiesto Comunista de 1848, época de revoluciones, protestas y obligada sumisión del trabajo frente el capital. En el período subsiguiente, de inhumana explotación del trabajo de mujeres y niños, se consideraron logros excepcionales prohibir el trabajo en los talleres a los menores de 10 años, modificando la ley anterior que el límite era de 8 años, o reconocer por Ley el derecho de las mujeres disponer de un asiento en las horas de trabajo.
En 1891 el Papa León XIII, en la Enciclica Rerum Novarum, denuncia las condiciones despiadadas a que estaban sometidos los trabajadores. La revolución bolchevique de 1918 aportó esperanzas, luchas, guerras y millones de muertos; dictadores de todos los matices con banderas antagónicas, hasta llegar a la desintegración de las utopías. El mundo capitalista perdió su ocasional enemigo e interlocutor y ya no hay confrontación de ideas, sólo criticas a los resultados. De poco sirve vivir en el pasado arrastrando lastres que ya cumplieron su cometido.
¿Es que la antiglobalización quiere repetir la senda histórica a pesar de vivir una época que poco o nada tiene en común con la descrita? ¿Cómo aglutinar voluntades en un pensamiento único dirigiendo el mismo discurso a personas tan distantes, con hábitat propio en los cinco continentes? Seamos consecuentes. Los sacerdotes de la antiglobalización empiezan desde cero y en el Foro de Porte Alegre han reunido a 60.000 participantes. El número carece de importancia porque pasarán décadas predicando en el desierto, tozudos, arrogantes, sordos, dilapidando fuerzas para lograr, sin conseguirlo, ese mundo posible que tanto anhelan. Ciegos para ver que lo que buscan, luchar contra la pobreza y en favor de los sinnada, yo se lo ofrezco de inmediato con “globalizarlavivienda” como punto de partida, sin necesidad de promocionar una mercancía porque el concepto y los cálculos están aquí, en la Web, fríos, invariables, concretos y fiables, esperando ser utilizados sin condiciones. Construir todas las viviendas necesarias en cualquier país, autofinanciadas, es decir con COSTE CERO, y generar reservas suficientes para el desarrollo integral de la sociedad. Estúdiase esta página WEB y se comprobará no existen trampas en mis afirmaciones ni son visiones de un iluso.


LA TERCERA VÍA

Mi proyecto de “globalizarlavivienda” no es de recién cuño. Su origen data de 1984 en la edición de mi libro LA TERCERA VÍA estudio socio-económico que nada tiene que ver con las versiones posteriores de “terceras vías”, de corte político, que han aparecido en la última década del siglo XX destinadas a la discusión de conceptos por los amantes del bla, bla, bla, buscando desesperadamente dónde asirse ante la rotura del mundo comunista.
Mi deseo de “globalizarlavivienda” continuó en la página Web que figuró en la red en los años 1996-98 con el título de “BIENVENIDOS A LA TERCERA VÍA”.
La página estaba estructurada en cuatro partes, por temas : 1. referencia global al trabajo, desde la esclavitud hasta el dominio de los sindicatos; 2. doctrina social de la Iglesia; 3. descripción del Contrato de Sociedad en sustitución del Contrato de Trabajo y 4. financiación del aporte de los trabajadores para compartir con los empresarios el 50 por ciento del valor de las empresas, lo que denominé “Acceso de los Trabajadores a la Propiedad de las Empresas”. Transformar la dependencia laboral entre empresario y trabajador con distintas responsabilidades y desiguales participaciones en el beneficio económico, en una relación trabajo-capital, en plan de igualdad, tanto de deberes como de derechos en una empresa compartida. Con optimismo señalaba que ésta será la forma de relación laboral del siglo XXI.
En la edición de 1999 del libro LA TERCERA VÍA, fijo como prioritario el objetivo de explicar la forma de conseguir ingentes masas de capitales al contado, sin endeudamiento, con amortizaciones periódicas mediante impuestos que se generan a partir de la construcción de viviendas autofinanciadas, es decir, con COSTE CERO. Es un sistema explicado en esta página Web a disposición de los analistas económicos y financieros. La génesis del sistema fue conseguir los recursos indispensable para financiar los aportes de los trabajadores en los Contratos de Sociedad, y también disponer de recursos suficientes para estructurar un sistema de pensiones que garanticen al trabajador recibir su jubilación sin zozobras ni temores.
Hoy inicio la presentación de LA TERCERA VÍA. En el próximo editorial explicaré como surge el Contrato de Sociedad y la unión del trabajo y el capital como forma de relación laboral en el siglo que hemos iniciado.
La finalidad de LA TERCERA VÍA es facilitar a los trabajadores un sistema financiero de inmediata ejecución, que les proporcione trabajo estable, vivienda, participación en los beneficios como copropietarios de las empresas y seguridad al término de su vida laboral. Para los empresarios, paz social y planificar junto con los trabajadores la expansión de las empresas.

Próximo Editorial el 1 Marzo 2002
"Qué es LA TERCERA VÍA"

Ver TODOS los Editoriales al final de CONTENIDO, en la primera página


Francisco Montaner


Globalizar la vivienda con coste cero