EDITORIAL DEL AUTOR 01/05/2002
RETO A LA UNIÓN EUROPEA (2)


Otro Mundo es posible

Conferencia de Monterrey
Fondo Europeo de Desarrollo

Conferencia de Monterrey

Poca cosa se puede comentar porque ha sido un foro de puras exhibiciones personales, retóricas calculadas, fanfarria, ausencia de realidades y muchas promesas. Los resultados auténticos de la reunión de los Jefes de Estado y de Gobiernos, han sido los buenos deseos de continuar las limosnas con algunos aumentos para acallar a los pobres. Conferencias que se anuncian sembrando esperanzas y acaban con desencanto, dolor y odio. Los únicos acuerdos concretos han sido seguir trabajando en una agenda llenas de convocatorias para encontrar fórmulas de financiación destinadas a desarrollar los países pobres.

Fondo Europeo de Desarrollo.

Este Fondo es una sugerencia a los doce países Polonia, Rumania, Eslovaquia, Bulgaria, Chequia, Hungría, Eslovenia, Estonia, Letonia, Lituania, Chipre y Malta, para que, en corto plazo, puedan integrarse a la UE, como respuesta al siguiente comentario de prensa observado durante el Consejo de Barcelona.

“Se asume que en los próximos meses el calendario para la ampliación de Europa hacia el Este puede fracasar.”

Existen indicios que avalan este pronóstico. Mi opinión es que los Doce países no esperen la apertura de las puertas de la UE para reactivar sus economías y disminuir el desempleo, sino que, de inmediato, trabajen mancomunadamente. ejecutando el Proyecto de construcción de viviendas que detallo en esta página Web.. Solidaridad en objetivos comunes mediante el trabajo, en contraposición al enfrentamiento disimulado de intereses nacionales en la organización de los Quince.

Integrarse en una Europa formando un solo bloque, sí, siempre sí; pero no esperar pacientemente durante años, inmóviles, para formar parte en esa integración pudiendo tomar la iniciativa de ejecutar el Proyecto de construcción masiva de viviendas autofinanciadas, agilizando, así, su integración a la Unión Europea.

Reto a la Unión Europea es el subtítulo de La Tercera Vía publicado a principios de 1999 con el Proyecto de construcción de viviendas con coste cero y amplia creación de empleo. Demostraba, igual como hago en esta página Web, con cálculos de matemática financiera, que la única forma de generar recursos económicos estimados en miles de millones de euros, sin endeudamiento, era asumir el programa de construcción de viviendas para cubrir todas las necesidades habitacionales. Los recursos disponibles se destinarían a programas de atenciones sociales, inversiones en infraestructuras, a investigación y desarrollo y también a la formación de empresas mixtas entre capital - trabajo (basadas en el Contrato de Sociedad descrito) para ejecutar grandes proyectos, y a la financiación de las PYME como empresas de tipo medio.
La Unión Europea configuraba la Agenda 2000 con el calendario para la integración de los países del centro y este europeo que lo tenían solicitado. En mi libro insinuaba que parte de los recursos generados por mi Proyecto podrían destinarse a facilitar la incorporación de esos países cubriendo parte de los costos que debían incluirse en los presupuestos comunitarios. Mi sugerencia se expresaba así:

“AGENDA 2000. En la próxima reunión de los representantes de los Estados miembros, pueden manifestarse tensiones entre les países que consideran que sus aportes a los Presupuestos comunes son excesivos y los que no quieren ver mermadas las ayudas que reciben de la UE. “La Tercera Vía” sugiere destinar parte de las reservas que generan los programas nacionales de construcción de viviendas, a moderar y satisfacer ambas posiciones. Estos programas habitacionales también podrán proporcionar recursos para allanar el camino a los países que tienen solicitado su integración a la UE, incluso pueden adherirse al Macro - Proyecto.” (Me refería a la construcción masiva de viviendas)

Mi sugerencia incluía la invitación tácita a que los Estados solicitantes cambiasen su actitud pasiva de espera, en una actividad de colaboración activa y que su ingreso en la Unión fuese con carácter de menor dependencia. De esto hace tres años, los países siguen esperando, adaptándose a las exigencias de Maastricht y subordinados a las razones particulares de los países miembros. Las tensiones, recelos y dudas continúan, no sé si con mayor o menor grado. Lo que si sé en que en el recién Consejo de Barcelona han aflorado a la superficie conceptos y comentarios que deben tenerse en cuenta. Copio las siguientes citas de los medios de comunicación referidas al tema.

“El temor entre los países candidatos es que la Unión Europea recela del ingreso de un grupo de países más pobres que la actual media europea, y eso puede dificultar el proceso. Si los candidatos de Europa central y oriental ingresaran de una sola tacada, el territorio comunitario aumentaría un 34 por ciento, hasta 500 millones, pero el PIB comunitario sólo se incrementaría un 5 por ciento. Y la renta por cápita caería en un 16 por ciento. Cuando ingresaron España y Portugal la media de la renta europea se redujo en un 6 por ciento.”

“La ampliación puede exportar estabilidad pero puede importar inestabilidad.”

“El Gobierno alemán advirtió del gran debate que la UE tiene por delante sobre la reforma de su funcionamiento interno, de la política de subsidios agrícolas y de los fondos de cohesión. Berlín anunció firmeza en la defensa de sus intereses nacionales. Gran debate en los próximos años para reformar la política agrícola, y de los fondos de cohesión para adecuarlos a las necesidades de la ampliación y contener los gastos. La incorporación de nuevos miembros exigirá una transferencia gradual de fondos hacia ellos y, a la vez, el descenso y hasta la supresión de ayudas a países que actualmente las reciben.”
“El Gobierno alemán parece decidido a hacer valer sus intereses nacionales, sin complejos. Admitió (el canciller)que los planes financieros acordados en la Agenda 2000 son válidos hasta el 2006, pero dejó muy claro que la filosofía tendrá que cambiar.”
Las citas anteriores sugieren las conclusiones siguientes:

1. La integración a la UE de los 12 países aspirantes puede darse a largo plazo..

2. En el año 2000 se aprobaron los Presupuestos comunitarios hasta el 2006 estableciendo la cuantía de los fondos de cohesión, punto neurálgico de equilibrio en los aportes de los Estados miembros. El ingreso de 12 nuevos países conllevará la redistribución de dicho equilibrio para el siguiente período, o sea, es presumible que la ampliación se iniciará a partir del 2006. Son cuatro años más de espera con escasas esperanzas de un ingreso conjunto.

3. El Tratado de Maastricht fijó cinco criterios de convergencia para cualquier país que quiera formar parte de la Unión Europea referidos a inflación, tipos de interés, estabilidad monetaria, déficit público y deuda pública. La tasa media de inflación entre 10 países aspirantes es del 5,9 por ciento. Los dos países restante uno tiene una inflación exorbitante y el otro el 3,4 por ciento.

4. La tasa del desempleo alcanza los dos dígitos para 6 países, 18 máximo y 13 mínimo. En los otros 6 países el desempleo oscila entre el 8,8 y 3,4 por ciento.

Con estos datos las economías de los Doce distan mucho de cumplir las exigencias de convergencia. Mientras esperan la oportunidad de ingresar a la UE como miembros de pleno derecho, deben hacer cambios internos y aplicar terapias económicas de choque. ¿Podría aplicarse una terapia de choque asumida colectivamente? Yo creo que sí, siempre que los 12 países formen una mancomunidad temporal para ejecutar una nueva economía en un sector concreto, despojado de intereses políticos y desarrollado en cada país según sus necesidades. El fin último sería impulsar su integración en bloque a la Unión Europea por méritos propios, liberados de su etiqueta de países pobres.

En esta Web (Página 15), con referencia a la UE, escribo : “Tampoco podemos decir que forma un cuerpo económico único, porque es la suma de conjuntos económicos heterogéneos. La cohesión europea debe buscarse en la formación de un bloque económico singular, que no puede ser una figura general formada por la industria, la agricultura y la pesca o por productos económicos propios de áreas geográficas concretas, porque delatan las diferencias nacionales excluyentes. Ha de ser un compuesto sectorial peculiar, de nueva creación, de empuje común, en una rama de bienes de necesidad general, deseados, de larga duración, revalorizados y transmisibles.”

“Esta rama sectorial considero debe ser la industria de la construcción de viviendas autofinanciadas.”

Es evidente que los 12 países aspirantes tampoco componen una unidad económica, pero también es cierto que para mejorar la situación económica de sus respectivos conciudadanos pueden acordar esa unidad dirigiendo todos sus esfuerzos a un sector que cumpla con los requisitos señalados en los dos párrafos anteriores. Perfectamente pueden instituir una Asociación de Naciones temporal y crear un Fondo Europeo de Desarrollo con la función principal de construir todas las viviendas necesarios para los 12 países, compartiendo trabajo y autofinanciación. Ingresar a la UE sería el objetivo irrenunciable y su iniciativa sería condición necesaria para su desarrollo mientras no sea efectiva su integración a la Unión Europea. No tengo dudas que su experiencia se convertiría en modelo y ejemplo para que los 15 países que formar la UE actual, también adoptasen el Proyecto unánimemente o sólo los países convencidos.

La pregunta que surge es si estamos tratando de un Proyecto real o de un espejismo. Se afirma que las matemáticas son la base de la vida. No sé si eso es así pero sí tengo la certeza absoluta que la viabilidad de este Fondo Europeo de Desarrollo que propongo a los 12 países que formarían la Asociación de Naciones, no es una posibilidad sino una realidad avalada por las matemáticas. Que se acepte o no este Proyecto no depende de mí, pero nunca podrá calificarse de utopía. El mejor jurado serán los 12 países a los que expongo y detallo el Proyecto igual cómo lo hice a la cúpula de la UE. La diferencia de apreciación entre ambos grupos sólo radicará en la receptividad, muy distinta de quiénes están a cubierto de necesidades de aquellos países que, de entrada, se les considera países pobres.

La propuesta es clara: construir todas las viviendas necesarias, autofinanciadas, con los resultados iniciales de creación masiva de puestos de trabajo, generación de recursos sin endeudamiento, destinados a educación, atenciones sociales y, preferentemente, a ayudas familiares. .

El Proyecto no es circunstancial ni constituye un plan de emergencia para salvar situaciones pasajeras. No es un proyecto de oportunismo político sino un proyecto económico para establecer una nueva economía cimentada en el trabajo y la protección social. No se especula con argumentos o hipótesis aleatorias como si fuese una lotería. El Proyecto se basa en una proporcionalidad real. Si el inicio es cero el resultado será cero; si el inicio es uno el resultado será el que corresponda a 1 en reservas ordinaria, reservas financieras y en remanentes. Si el inicio es 100 en la misma proporción serán los resultados. Debemos empezar con números positivos, es decir, construir viviendas previa demanda. Jamás procederemos ofreciendo viviendas construidas porque se rompería el esquema financiero ideado. Cuando en el ejemplo contenido en la Web comento los resultados conseguidos con un programa de construcción de 500 viviendas, presumo tener igual número de solicitudes en firme. Sólo así podemos planificar la emisión de Bonos en coordinación con datos ciertos.

Siguiendo este esquema voy a presentar los recursos en efectivo que los Doce pueden conseguir para el desarrollo de sus economías. Es aconsejable remitir al lector a la página Web para estudiar, paso a paso, la obtención de resultados. Aquí sólo repetiré las condiciones básicas del programa y resultados finales.. Previamente debo hacer dos aclaraciones.

1. Los 12 países agrupados forman una población superior a los 100 millones de habitantes.

2. En este estudio previo partiré de la hipótesis de construcción de 5 millones de unidades entre los Doce, distribuidas según las necesidades de sus respectivas poblaciones. Son innecesarias las críticas de si son muchas o pocas porque señalo que el programa arranca con el número estricto de viviendas con previo compromiso de compra. Los plazos para pagar son largos y los intereses favorables, con ventajas adicionales.
Para ejecutar el Proyecto entre los Doce no existen condiciones políticas ni económicas por innecesarias. Tampoco habrán negociaciones entre ellos porque no hay nada que negociar. Serán suficientes suscribir los acuerdos de coordinación en el trabajo colectivo. Cada país construirá las viviendas que necesite y en función de esta necesidad proyectará sus planes de trabajo en su territorio, administrando sus propios recursos generados por los Doce en una actividad de cooperación común. La unión tendrá presencia en la ejecución de un Programa colectivo, pero individualizado, para que tenga mayor credibilidad. Responsabilidad colectiva frente los compromisos adquiridos en la emisión de los Bonos garantizados por el trabajo de los 12 países.

Los parámetros básicos utilizados en la construcción y venta de las viviendas son:

Construcción impulsada por los Estados. El beneficio industrial en la construcción de viviendas se estima entre el 30 y 40 por ciento sobre coste de terreno y construcción. De este beneficio el Estado recibirá el 12 % calculado sobre precio de venta. La merma del beneficio para las empresas constructoras queda compensado con creces por el aumento de contratos y por la casi anulación de los gastos financieros porque el Estado pagará sin dilación, sobre certificaciones de obra acabada..
Precio de venta según los precios de mercado. Se calcula a 1.200 euros el m2, en viviendas de 100 m2. También pueden construirse unidades de 80 y 60 m2. Por tanto el precio de coste será el de venta menos el 12 % equivalente a 1.056 euros. Estos precios variarán según países, zonas y condiciones de los mercados.

Condiciones de adquisición: pago inicial del 15 % y el resto a pagar en 30 años con intereses hipotecarios del 6,75 % invariables. Estos intereses incluyen la prima de un seguro de defunción para el titular y determinadas ayudas familiares por número de hijos.

Acudir a la Web para comprobar los cálculos.

La secuencia financiera que adopto es:

1. Determinar los compromisos de compra firmados. Serán las viviendas a construir.

2. Calcular a cuánto ascienden los pagos trimestrales efectuados por los compradores.

3. Calcular exactamente los Bonos que debemos emitir al 7 % de interés, cuya amortización trimestral coincida con los pagos de los compradores de las viviendas.. De esta forma las obligaciones que adquirimos por la emisión de Bonos serán pagadas con lo recaudado. El importe neto de la emisión la empleamos para construir las viviendas quedando un superávit para el Estado, de libre disposición, como Reservas ordinarias, que traducido en cifras serían:
Millones de euros

Valor de venta de los 5 millones de viviendas 600.000
Cuotas iniciales, 15% 90.000
Financiamiento a 30 años, al 6,75% 510.000

Emisión necesaria de Bonos a 30 años, al 7% 497.206

Pagos a los constructores, incluido su beneficio 528.000

Recursos necesarios para la construcción
Pagos a los constructores 528.000
Más 2% sobre ventas, por administración 12.000

Menos cobros por cuotas iniciales 90.000
Total invertido 450.000

Ingresos por emisión de Bonos 497.206
Ingresos por la construcción 450.000
Reservas ordinarias en la construcción de
5 millones de viviendas con coste cero para
los 12 Estados. 47.206 euros

que por vivienda corresponden 9.941 euros

Armonización de impuestos

La política fiscal grava los intereses como rentas del capital. El tipo de gravamen varia en los distintos países y algún día la Unión Europea acordará la armonización estableciendo un tipo único para la zona euro.

Los Bonos emitidos en la fase de construcción pagarán el 7 % de interés anual a los que se aplicarán las retenciones por impuestos. Si las emisiones de Bonos fuesen de la UE, el tipo de impuesto exigiría un acuerdo previo entre los Estados miembro, al aplicar cada país su propio tipo de gravamen. En España es el 18 %. En la teórica Unión de los Doce no existe este problema porque son Bonos de características especiales en su origen y en su destino y, por consiguiente, desde un principio con autonomía de fijar el tipo de retención El 12 % es adecuado para que las inversiones en los Bonos rindan el 6,16 % neto.
Es un rendimiento teórico mínimo. En este proyecto se pretende que las inversiones en Bonos sean rentables y seguras, sin variaciones hasta su amortización. Los Bonos se emitirán con pagos trimestrales de intereses y amortización a los 30 años con prima del 50% libre de impuestos, significando un incremento del 1,66 % anual del valor nominal de los Bonos.
Condiciones fijas, inalterables e inéditas en el mercado de valores.

Reservas financieras.

Si nos conformamos con las Reservas ordinarias habremos utilizado un sistema que permite construir viviendas sin ninguna inversión y deja beneficio de 9.941 euros por unidad. Sería imperdonable desperdiciar el potencial de generación de recursos gratuitos que tenemos en mano. Imperdonable y absurdo rechazar una herramienta económica capaz de crear y distribuir riqueza a partir de programas habitacionales con oferta de puestos de trabajo. Si toda la burocracia de la Unión Europea no supo apreciar lo que les expuse en La Tercera Vía, confío que los 12 países aspirantes serán más receptivos.

Para comprobar las cifras que siguen es necesario acudir a la página Web y multiplicar por 10.000 los resultados indicados en Reservas ordinarias, Reservas financiera y Remanentes . Allí se trata de 500 viviendas y aquí de 5 millones.

Las reservas ordinarios se consiguen con la construcción de 5 millones de viviendas que exigen la emisión de Bonos por valor 497.206 millones de euros

Las cifras a considerar son:
Millones de euros

Bonos emitidos al 7%. Vigencia 30 años 497.206
Intereses satisfechos en 120 trimestres 1.044.133
Retención del 12% 125.296
Retención del 12 % por trimestre 1.044

Debe recordarse lo dicho en la Web. Estos impuestos que gravan los intereses no deben considerarse ingresos normales y no deben integrarse en los presupuestos por las razones expuestas. Durante 30 años cada país tendrá unos ingresos trimestrales con origen en la emisión de Bonos para construir las viviendas. Son ingresos netos y disponibles. Les vamos a dar un destino concreto: considerarlos como cuota de amortización de una nueva emisión de Bonos. El cálculo del valor nominal de esta segunda emisión es de 52.224 millones de euros.

A diferencia de la primera emisión de 497.206 millones de euros que se destinó para construir, estos 52.224 millones están disponibles para proyectos nacionales. No constituyen ninguna deuda directa porque se pagarán con las retenciones por impuestos sobre intereses de la primera emisión que, a su vez, será pagada periódicamente por los compradores de viviendas. Por igual procedimiento conseguimos una tercera emisión por valor de 5.485 millones libres para invertir. Agrupando la segunda y tercera emisiones podremos dispones de ingresos por 52.224 + 5.485 = 57.709 millones de euros como Reservas financieras, que equivalen a 11.542 euros por vivienda construida.

Remanentes

En la página Web explico en qué consisten, cómo se invierten y cómo se capitalizan. De las dos partes que forman la cuota de amortización trimestral de los Bonos - intereses y devolución parcial de capital - sólo desembolsamos los intereses y nos guardamos la parte de amortización de capital, permitiéndonos disponer de remanentes (ingresos) en cada una de las tres emisiones de Bonos, así:

Remanentes trimestrales en millones de euros
Emisiones
Primera 1.239,6
Segunda 130,2
Tercera 13,6
Total 1.383,4

o sea, que cada vivienda genera 276,6 euros trimestre en concepto de remanentes destinados a inversiones capitalizables para reproducir el nominal de los Bonos emitidos.
Resumen:

Construcción de 5 millones de viviendas con COSTE CERO

Generación de recursos sin endeudamiento. Millones de euros
Reservas ordinarias 47.206
Reservas financieras 57.709 Remanentes trimestrales 1.383
Remanentes en 120 trimestres 165.960
Se plantean dos preguntas: ¿Qué podemos hacer con tanto dinero? y ¿es posible conseguir tanto dinero?

La respuesta a la primera es: cubrir las necesidades de vivienda, atacar el desempleo. Tener trabajo estimula el consumo y la actividad económica. Se pueden mejorar las atenciones sociales y activar un sólido plan de pensiones. En la creación de nuevas empresas se puede iniciar el Contrato de Sociedad que he descrito para que los trabajadores sean copropietarios del 50%. Destinar un porcentaje del 2 al 5 por ciento para los países en desarrollo. Inversiones en infraestructuras. Asignaciones a la investigación.

A la segunda pregunta, además del criterio expresado respecto a la rentabilidad y seguridad de los Fondos a emitir, examino la información de los mercados de valores publicada en Barcelona el 11 abril 2002 relativa a los Fondos de inversión, nacionales y extranjeros, y compruebo que:

Fondos nacionales 706
Rendimientos:
Negativos 475
Menos del 1% 156
Del 1 al 4% 39
Del 4 al 7 % 15
Superior al 7% 21
Fondos extranjeros 44
Rendimientos
Negativos 18
Menos del 1% 7
Del 1 al 4% 11
Del 4 al 7% 3
Superior al 7% 5

¿A cuántos billones ascenderán los depósitos en estos 750 fondos de inversión españoles?

En la página Web “Bienvenidos a la Tercera Vía” que publiqué en 1996 (puede verse en el buscador Google marcando Web Montaner) transcribí la información que los primeros 20 fondos de inversión superaban los 20 billones de pesetas y los depósitos de ahorro en las 30 primeras Cajas de ahorro eran de 31 billones de pesetas, sin contar con los Bancos. Sólo en España Sin pecar de optimista existen las condiciones de seguridad y rentabilidad para cubrir los emisiones de los Bonos para construir viviendas. En caso contrario, como mínimo podremos construir viviendas con coste cero y disponer de las reservas ordinarias. Además otra pregunta: ¿A cuánto pueden ascender los ahorros de los Doce depositados en fondos de inversión, en las Cajas y Bancos?

Por otra parte, de adoptar los Doce países aspirantes mi Proyecto de construcción de viviendas autofinanciadas, explicaré cómo liberar recursos adicionales, igualmente sin endeudamientos, para construir viviendas en régimen de alquiler asequible y entrega de documentos de propiedad a los 15 años, destinadas a las capas de población económicamente débiles.
Para la canalización financiera de los Doce al ejecutar este Proyecto, cito otro de los comentarios al Consejo Europeo de Barcelona:

“Los Quince deciden aplazar al 2004 la creación de un Banco Euromediterráneo. Hasta esa fecha, las ayudas a la ribera sur del Mediterráneo se canalizarán por una línea de crédito del BEI.” (Banco Europeo de Inversiones)

Es lógico que los Doce, al no estar supeditados a ningún plazo, ni a consensos previos, procedan de inmediato a la creación del Banco del Centro-Este Europeo para canalizar las operaciones financieras y poner en marcha este Proyecto de viviendas y de emisiones de Bonos. Cada país tendrá sus derechos predeterminados.

Los Doce puedan dar una lección de solidaridad al conseguir objetivos comunes mediante el trabajo, en contraposición al enfrentamiento disimulado de intereses nacionales. Sólo existirá una meta común: trabajar para conseguir y consolidar resultados económicos porque los intereses políticos han desaparecido. Destacarán los valores del trabajo por encima de la política pasiva y descafeinada.

Como final recordar la siguiente cita en los medios de comunicación durante el Consejo de Barcelona
“Turquía y Rusia, asignaturas pendientes. La ampliación hará que la Unión Europea sea fronteriza con regiones inestables. La exclusión de Turquía y Rusia emplaza a los comunitarios a ver más allá de sus fronteras.”

Lo escrito en estos párrafos, ¿no puede ser una motivación para que Rusia y Turquía se adhieran al Proyecto de construcción de viviendas con COSTE CERO? Las dos Naciones, como las del resto del mundo, pueden ejecutar el Proyecto por su cuenta.

Las personas que estén de acuerdo con este Proyecto pueden ayudar a divulgarlo recomendando la dirección “globalizarlavivienda.org”. Pero esos esfuerzos y las misivas de aliento que recibo son insuficientes y de nulos resultados. Esta segunda parte de Reto a la Unión Europea está dedicada a los 12 países candidatos. Sugiero ayuda para que los Doce conozcan esta parte de la Web. Puede hacerse directamente a los gobiernos, a las Embajadas y Consulados y a los medios de comunicación. Sería ideal que alguno o varios medios de comunicación u ONGs patrocinaran la difusión de este Proyecto que tantos beneficios puede proporcionar a los Estados que lo adopten y a esa comunidad internacional privada de la asistencia más elemental. Lo importante es que se ejecute porque, con COSTE CERO, crea gran cantidad de puestos de trabajo y genera importantes recursos sin endeudamiento.

Es una llamada de urgencia a la consciencia global para combatir la pobreza y salvar a millones de seres humanos de la muerte por hambre y abandono. No se pide ni cuesta nada. Sólo que los países organicen el trabajo que tampoco deben pagar.







Francisco Montaner


Globalizar la vivienda con coste cero